Institucional

HISTORIA DEL INSTITUTO VOCACIONAL CONCEPCION

“En la ciudad de Concepción, segundo distrito del Departamento de Chicligasta, Provincia de Tucumán, República Argentina, a los dieciséis días del mes de abril de mil novecientos sesenta y cuatro, en presencia de las autoridades civiles, militares, eclesiásticas, padres y familiares del alumnado y demás concurrentes al acto, queda fundado e inaugurado oficialmente el INSTITUTO VOCACIONAL CONCEPCION…”tal, las primeras palabras del acta fundacional del establecimiento. Libertad 270, el domicilio que jamás abandono, aun cuando la calle haya cambiado de nombre (hoy Nasif Estefano), y el estrecho espacio de las primeras aulas, alcanzando una expansión que en aquel momento inaugural era solo un sueño inabarcable.

El Instituto Vocacional se hace historia con el transcurrir de sus tiempos. Se expande en las aspiraciones e ilusiones de las fundadoras, las Srtas. Yaele Isabel y María Estela Belascuain, ambas querían algo pequeño, que diera cabida a la solución de problemas circunstanciales de aquella época. Lo que estas recordadas señoritas no advirtieron es cuanto pudo el prestigio personal y profesional forjado tras larga carrera en las aulas, mujeres rectas, inclaudicables, de empuje firme y sereno, comenzaron a escalar la escabrosa montaña de las tramitaciones para el funcionamiento del nivel secundario, que se concreta recién el 29 de Junio de 1964 (ya estaba actuando el nivel primario) y expedido el 17 de marzo de 1965.

Siete grados y un jardín de Infantes, fueron piedra basal, y ya al periodo inmediato abrió el primer año secundario comercial. Los primeros peritos mercantiles, que recibieron su titulo en 1969.

Los espaciadisimos brochazos de esta pintura, nos llevan 25 años atrás. El Instituto celebro su vigésimo aniversario haciendo realidad un preciado proyecto: incorporar el nivel terciario, con sus profesorados en Ciencias Económicas, en Física y Cosmografía, y en Matemáticas. Apenas dos años después se agrego el profesorado para la Enseñanza Primaria.

Ya el Instituto lucia pantalones largos, y su población estudiantil en permanente aumento determino el traslado del nivel inicial a un nuevo edificio. Los más menudos de la familia tuvieron su casa desde 1986, en las instalaciones de Belgrano y 24 de Septiembre, con todas las comodidades y funcionalidad necesaria para la educación preescolar. Pudo así agregarse las secciones para cinco años, una más para los de cuatro años de edad y un materno infantil para los de dos y tres años.

En 1987, el año en el que egreso la primera promoción de Peritos en Técnicas Bancarias e Impositivas, una variante propuesta para adaptarse a los usos
laborales en la sociedad donde se desenvolverían los jóvenes promocionados.

Las “Bodas de Plata” encontraron al establecimiento en la culminación de una nueva etapa de construcciones dentro de los casi 3.000 metros cuadrados de terrenos que ahora ocupa la otra muy modesta escuelita privada.

Sin estridencias fueron cumpliéndose nuevas etapas asimilando el impacto del desafío tecnológico que tornaba urgente la necesidad de hacer trincheras la modernización en las aulas. Las primeras computadoras fueron ya elementos comunes para trabajo de los estudiantes hasta llegar al presente año con modernas salas con decenas de equipos completos de computación para alumnos del ciclo primario en adelante. El empuje y tesón del CPN Carlos Rubén Giménez, apoderado legal y encargado de la administraci6n del I.V.C., fueron factor determinante de estas importantes
realizaciones.

La reseña, en la que se pierden seguramente, las menciones de hitos importantes, quedarían aun mas mutiladas si se omitiera la participación de esta institución y su gente, para dar cabida a la idea de traer para esta ciudad algunas aulas de la Universidad del Norte “Santo Tomas de Aquino”, Católica de Tucumán,. treinta y cinco años de aquel gesto de generosidad con el que se cedieron sin cargo las instalaciones, convirtiendo al Instituto en la cuna del Centro Universitario Concepción.

Cumplir 45 años es una hazaña; en ella se hace presente la perseverancia, la vocación, el servicio, la entrega como elementos constitutivos de la magnífica empresa, que Ie otorgan a este colegio actualidad y proyección en el concierto de las acciones a cargo de las instituciones vitales en el ámbito de una sociedad que crece y que exige.

El INSTITUTO VOCACIONAL CONCEPCION definió su perfil y su programática desde su mismo nacimiento, Su lema hoy es el resultado de la experiencia cotidiana; simboliza luchas, desvelos, alegrías, angustias, preocupaciones y hasta… cansancio y renovaciones motorizantés que lo invitan a volar, porque es…profundamente humano.

En nuestras “Bodas de Oro”, acontecimiento que nos llena de orgullo y nostalgia se celebro el 16 de Marzo de 2014 rememorando la fundación de nuestro querido establecimiento, momentos que para los que estuvieron fueron tiempos difíciles, de mucho esfuerzo, sacrificios y metas claras.
Hoy a 50 años de aquellos comienzos.